miércoles, 29 de enero de 2014

RADIACIÓN NATURAL VS RADIACIÓN ARTIFICIAL I

                       Os dejamos este video en el que se puede ver que otros han detectado anomalías como nosotros. El video no da explicaciones, luego no podemos saber qué es lo que han detectado y como se han realizado las lecturas. ¿Tal vez sean partículas arrastradas por el viento? En nuestro caso sería imposible, ya que nosotros detectamos anomalías en zonas concretas, de unas pocas decenas de metros cuadrados.






lunes, 27 de enero de 2014

PRIMER FRACASO. RED PASADA POR AGUA.

               Hoy ha sido un día duro para la RED TIEMBLA. Fuimos temprano a recoger los medidores y ¡¡TACHÁN!!: UN DESASTRE.........Las bolsas estancas no lo eran tanto, así que los medidores habían quedado inutilizables, desde el día 10 de enero.. ¡snif.!: ¡Todas nuestras esperanzas echadas por tierra!.
               Bueno, sí que ha sido un duro golpe, pero pudo haber sido peor.
               Los hechos se desarrollaron así:
       Empecé recogiendo el medidor en Fuente Àlamo, en el que se observaba que el sensor había dejado de funcionar; Sin embargo, al comprobar el reloj, observé que por fortuna seguía estando calibrado.
        Después fui a ver el de Alhama y por último el de Totana, con idéntico resultado.
        En todos ellos intenté recoger las lecturas, pero sólo fue posible obtener las del medidor de Totana, así que, volví a colocarlo, y los otros me los llevé para intentar recuperar lo que pudiera. En Totana hacía mucho viento, lo cual facilitó que se secaran rápidamente los medidores, poniéndose a funcionar otra vez, salvo el de Fuente Álamo.
        Seguidamente pasé por Murcia, donde estuve hasta las tres de la tarde.  Allí busqué una bolsas estancas de mejor calidad y durante esas horas dejé en lugar ventilado los medidores...y poco a poco se puso en funcionamiento el de Fuente Álamo, por lo que he conseguido recuperarlos todos, aunque este último no permite que acceda a sus registros, y antes de intentar borrarlos, estoy haciendo lo imposible por recuperarlos.
         En esta complicada jornada hemos sacado como conclusión varios aspectos positivos:
                 1. Que gracias a este incidente debemos poner una doble bolsa estanca. Si hubiesen sido las típicas lluvias de otoño, los medidores estarían en la basura.
                  2. Al regresar con los tres medidores (el de Alhama, el de Fuente Álamo y el móvil), detectamos una elevada y breve emisión radiactiva en el puerto de La Cadena, justo en el lugar donde ya detectamos otra el día 3 de enero (ver HACIENDO HISTORIA V), con los tres medidores a la misma vez, lo que significa que no se trata de un error de lectura, que los tres sensores no han quedado dañados y que nuestro medidor móvil es de gran utilidad. Como conclusión adicional podemos señalar que una futura ampliación de nuestra RED TIEMBLA incluirá establecer una estación fija en este punto.
                  3. Al acercarnos a 200 metros de la estación fija de Cartagena los tres medidores indicaron otra anomalía en dicha zona.
                  4. Estuvimos comprobando la radiactividad de los diversos estratos que se encuentran en la trinchera de Fuente Álamo y no detectamos una elevada radiactividad en ninguno de ellos, aunque sí cierto nivel de emisión radiactiva en uno de los estratos (dentro de lo normal), lo cual puede significar que haya pequeñísimas concentraciones de elementos radiactivos.

   En resumen, la estación de Totana sigue operativa, junto a la de Cartagena y las de Lorca. Mañana intentarémos restablecer la de Alhama y colocar en todas ellas doble bolsa estanca.



sábado, 25 de enero de 2014

PRIMEROS DATOS DE LA RED TIEMBLA. Anomalía en Cartagena.

              Ayer, 24 de enero del 2014, recogimos los primeros datos de nuestra RED TIEMBLA, concretamente de la estación fija de Cartagena. Una vez recojamos los datos de las restantes estaciones comenzaremos a su revisión para informaros de lo vayamos observando.
              Por otro lado, apreciamos dos fogonazos al aproximarnos a la estación con nuestro medidor móvil. Estas anomalías son las primeras después de la anomalía del siete de enero, y de una serie de pequeños temblores que hemos sufrido en la Región.
               La primera anomalía la registramos a 60 metros de la estación a 110 Km./h, y la segunda parados (0 Km./h), a pocos metros de la anterior (después de salir de la autovía). Éste ha sido un día de viento, con un aumento apreciable de las temperaturas, después de varios días de precipitaciones.
                Os dejamos un pequeño resumen de los temblores que se han sucedido en zonas próximas:



jueves, 23 de enero de 2014

¿TEMBLOR EN LORCA DE BAJA INTENSIDAD?

¿Esta pasada noche hubo un temblor en Lorca de baja intensidad?. Varios temblores también de baja intensidad se han sucedido en la Región o zonas limítrofes, como el último que se ha registrado en Hellín.

Os dejamos una tabla resumen, antes de que desapareciera del Instituto Geográfico Nacional el mencionado temblor, tal vez por que la intensidad haya sido menor de lo que inicialmente se indicó:





RADIACTIVIDAD NATURAL II

                  Aquí os dejamos el enlace para poder ver un video muy clarificador. Se trata de la radiactividad natural de un bloque de granito en un cementerio. Esto nos obliga a plantearnos si en nuestra zona podríamos encontrar alguna roca volcánica que contuviera material radiactivo.
Pulsad en el siguiente enlace:




Radioactivity in Granite at the Cemetery













miércoles, 22 de enero de 2014

RADIACTIVIDAD ARTIFICIAL III

                 Conforme vamos buscando información sobre la radiactividad artificial, nos llevamos la sorpresa de que otras personas han detectado emisiones radiactivas provenientes de las más diversas fuentes.
                Aquí os dejamos un video en el que se puede ver una losa radiactiva tal vez contaminada por uranio, y que estuvo colocada en el suelo de una cocina italiana, por lo que he entendido durante 32 años, lo que supuso problemas de salud para aquella familia. Esto nos hace pensar que estamos ante un problema todavía por estudiar más exhaustivamente.
                     Este video, por otro lado, nos demuestra que aunque la radiación natural de fondo puede presentar valores normales, podemos tener un emisor de partículas beta o alfa a poca distancia.



lunes, 20 de enero de 2014

RADIACTIVIDAD ARTIFICIAL II

                 Aquí os dejo un video sobre las consecuencias sobre los seres vivos de la radiactividad producida por un accidente nuclear como el de FUKUSHIMA:



                 Estas mutaciones tan marcadas no tienen nada que ver con los posibles efectos de la radiactividad natural

Radiactividad artificial I

                      Dicen que las comparaciones son odiosas, aunque a mí me gustan para poner las cosas en su justa medida. Os dejo un video donde podréis ver qué sucede en las proximidades de Chernobyl con un medidor similar al nuestro.
                     En nuestra zona tenemos lecturas similares a las que tiene el medidor en los primeros 40 segundos del video. El resto..... ¡el resto pone los pelos de punta!
                     Os lo repito: el video es de Chernobyl y en nuestra zona las radiaciones ionizantes son súbitas y con una duración de milisegundos cuando hay picos muy elevados; cuando las medias fueron prologadas (50 minutos a lo sumo) estabamos durmiendo, pero pensamos que únicamente se trató de medias algo más elevadas pero sin valores extremos, o picos muy elevados y súbitos, repetidos varias veces. ¡Por el contrario en Chernobyl las lecturas son elevadas las 24 horas del día!:



RADIACTIVIDAD NATURAL I: RADIACTIVIDAD Y SALUD

¿Debemos preocuparnos por la radiactividad natural? Este video puede proporcionarte ayuda para elaborarte una idea más correcta sobre la presencia de la radiactividad natural en nuestras vidas:


Material radiactivo y radiactividad I

Aquí os dejo un vídeo donde podéis ver los distintos tipos de radiaciones ionizantes emitidas por material radiactivo, incluyendo algunos objetos que han sido fabricados con este tipo de materiales:



sábado, 18 de enero de 2014

Haciendo Historia VI : Síntesis



¿Qué sabemos y qué ignoramos?
Después de narrar los hechos precisos para comprender la emisión de radiactividad natural en nuestra Región, interesa aclarar qué creemos saber, antes de llegar al final de este mes de enero y dispongamos de la información  suministrada por nuestra RED TIEMBLA de medidores de radiactividad.

Así pues, sabemos que:
1.      Existen puntos de emisión de radiactividad con niveles anormalmente elevados, localizables a lo largo de las carreteras que unen  entre sí Cartagena, Lorca y Murcia.
2.      Los focos de emisión se localizan en las grietas del suelo, luego se trata de emisiones radiactivas proveniente del subsuelo.
3.      El número de puntos de emisión aumenta con una mayor actividad sísmica en la zona, y se reduce hasta desaparecer cuando esta actividad es menor. Esto se constata cuando hay un temblor de mayor intensidad que los que usualmente suelen darse, pero esto no implica que haya una relación de causa y efecto.
4.      La emisión radiactiva no es continua, sino que aumenta  cuando existe mayor actividad sísmica. Esto tampoco significa que exista una relación causa efecto, sino que cuando hay cierta sismicidad en la zona hay emisiones radiactivas más evidentes, pero un temblor, especialmente de baja intensidad, no implica emisión y viceversa.
5.       La duración de estas emisiones de elevada radiactividad es variable, pudiendo oscilar desde varios milisegundos, lo más frecuente, hasta varias decenas de minutos.


Además, podemos conjeturar:

1.      Que la fuente del agente causante puede deberse a una bolsa de material de carácter eruptivo que no está alejada de la superficie terrestre, y que se pone de manifiesto por un antiguo vulcanismo circundante. Ignoramos su origen, características, y circunstancias y no sería descartable otra fuente de emisión del subsuelo. 
2.      Que el agente causante de la radiactividad podría ser un gas radiactivo, probablemente el radón. Dicho material suele ser el más probable como resultado de la descomposición de otros materiales radiactivos, pero realmente ignoramos su naturaleza.
3.      Que previamente a los temblores de tierra, algunos animales detectarían la emisión de gases del subsuelo que les impediría respirar con normalidad, por lo que se alejarían de la zona afectada.
4.      Que de ser un fenómeno generalizado, la emisión radiactiva ha podido influir en la biosfera tanto en la evolución de las especies como en la salud de los individuos, por lo que debería considerarse a la emisión de radiactividad del subsuelo como un factor decisivo en el aumento de la  diversidad de especies en el planeta, junto a los otros factores ya valorados como tales.

Por el contrario, ignoramos:

1.      El porqué de este fenómeno y por tanto cuál es el desencadenante del agente causante de la radiactividad.
2.      Cuál es la extensión del área en la que existen emisiones y cual es la extensión afectada por cada uno de los puntos de emisión.
3.      La influencia de los factores climatológicos y de otra índole.
4.      Si existe un patrón de emisión de radiactividad relacionado, o no, con los temblores de tierra en la zona.
5.     Si se pueden prevenir terremotos, analizando la emisión de radiactividad de los puntos de emisión más notables.
Reconocemos que a pesar de ser investigadores aficionados incapaces de llegar a conclusiones definitivas, estamos convencidos de que habrá especialistas con conocimientos científicos suficientes para resolver estas cuestiones que nos planteamos, siendo este el objeto de nuestro blog, y gracias a ellos y a esta actividad que hemos emprendido, aprendamos mucho más de nuestro medio natural, y mejoremos como personas

jueves, 16 de enero de 2014

Nueva estación de observación de radioactividad natural en Lorca

            Ayer, 15 de enero del 2014, quedó establecida una nueva estación fija en Lorca, que se convierte en la primera ciudad que dispone de dos estaciones fijas de la RED TIEMBLA: la estación PRÍNCIPE DE ASTURIAS y la estación FALLA DE LORCA.
           Ambas estaciones nos permitirán comparar las variaciones de radioactividad natural en distintos lugares de Lorca.
           Con ese objeto hemos colocado un medidor de radiaciones junto a la Autovía del Mediterráneo (A7), en un lugar muy próximo a la falla de Alhama de Murcia, tal como nos sugirieron el géologo Juan Antonio López Martín  y Alberto Casas Pedrosa, profesor de Ciencias Medioambientales y compañero de trabajo. En dicho paraje no hemos detectado anomalías con el medidor móvil, pero nos ha parecido interesante colocar uno por encontrarse justo en dicha falla FAM y ubicarse próximo al epicentro de los tristemente famosos terremotos de Lorca del 11 de mayo del 2011.
         Es por ello que esta estación la dedicamos en recuerdo de los familiares y fallecidos en aquellos terremotos, a los que hoy recordamos.
         Os dejamos unas fotos de la zona.

 1. Vista parcial de Lorca con la Torre Alfonsina en el centro.


 2. Falla de Alhama de Murcia en Lorca, puesta al descubierto por el geólogo Juan Antonio López.


3. Foto de la zona del epicentro.



               Para más información del lugar os aconsejamos visitar el blog de José Fidel Rosillo

domingo, 12 de enero de 2014

Recordando los temblores entre Aledo y la Paca (26 y27 de diciembre)

                   Revisados los registros en nuestra estacion fija de Lorca, observarmos anomalías el día 25 y el día 28 tal como se puede observar en la siguiente gráfica:


¿Esto nos lleva a alguna suposición?
Pues NO. No podemos afirmar ni sacar ninguna conclusión, ya que existen otras anomalías en las que carecemos de información sobre movimientos sísmicos, y que hayan tenido lugar antes o después de esas anomalías.
Sin embargo, era obligado el contestar aquella pregunta que nos hicimos el 29 de diciembre.

HACIENDO HISTORIA V



El día 18 de diciembre, estando en Cartagena durmiendo se produjo un hecho insólito: una serie de fogonazos en la madrugada de ese día, durante 50 minutos de manera continuada:


            ¡¡ El medidor estaba colocado en la cabecera de mi cama, en un tercer piso!!
Posteriormente al dirigirme a Lorca, en Totana observé otra anomalía mucho menor. En el siguiente gráfico se pueden observar ambas anomalías:






El día 18 de diciembre del 2013 comprendimos que con los 2 medidores de que disponíamos cada vez nos aparecían más interrogantes, en vez de aclararse el fenómeno, por lo que fue preciso aumentar el número de medidores para hacer una especie de antena de detección comarcal, por lo que solicitamos el 21 de diciembre 5 nuevos medidores. El objeto de tener tantos medidores era distribuirlos por la comarca, para saber si éramos capaces de apreciar si la emisión en los distintos medidores era similar, si se atenuaba frente un foco emisor, o si se trata de una onda de compresión que al ir avanzando en el tiempo nos indica su velocidad y sentido de avance.
¿Seríamos capaces de llegar a alguna conclusión lógica y fiable? La verdad es que estábamos y seguimos estando sin tener ni idea.

            El 21 de diciembre regresé a Cartagena dejando el medidor de Lorca calibrado a igual hora que el móvil, y con hora GMT, para evitar el incordio de hacer los cálculos de las horas en los que se producían los movimientos sísmicos con las que informaba el Servicio Geográfico Nacional.

El 24 de diciembre del 2013 revisé los datos de los dos primeros medidores e inicié este documento, estando pendiente de la llegada de los nuevos medidores.
Durante este tiempo he ido colocando parte de esta información en los blogs de la RED TIEMBLA , en especial en www.tiemblalorca.blogspot.com, con el objeto de ir haciendo pública la información más revelante, y tal vez recibir la ayuda y sugerencias de otras personas interesadas en el tema.
Durante las vacaciones de Navidad el medidor móvil ha estado fijo en Cartagena salvo el día 3 de enero en el que viajé con él a Murcia. Al pasar por el Puerto de La Cadena se produjo una señal de aviso. Las lecturas del mismo hasta el día 5 de enero han sido las siguientes:






En el registro 562 y 564 (7 de enero del 2014) se produjeron dos claras anomalías (una en Fuente Álamo y otra en Cartagena) y    ayer, día 11 de enero del 2014 tuvimos un temblor con epicentro cerca de dos de nuestras dos estaciones fijas (Fuente Álamo y Alhama de Murcia). Este temblor puede ser el primero de una serie, que nos permita comprender la relación entre la emisión de radiaciones ionizantes y los terremotos, ya que el uso de un medidor móvil de radiactividad nos tiene limitada nuestra capacidad de interpretación de fenómeno que estudiamos.

Ahora tenemos un cuadro de anomalías más completo:





Los números en rojo pertenecen al medidor móvil.
El fondo en rosa no hay medidas para el medidor móvil con medias de 5 minutos o menos (el fijo tiene lecturas a partir del 22 de abril).
El fondo en verde señala las fechas más singulares.




Este blog ha quedado enlazado con los otros blogs de la RED TIEMBLA. Cada blog informará sobre su área de influencia, y el de Lorca será el que informe de los hechos más relevantes. Espero que además este blog nos permita ser el inicio de  una red de medidores de radiactividad natural a nivel internacional. ¿Qué te parece la idea?


HACIENDO HISTORIA IV



Establecimos el primer puesto fijo de observación el día 22 de abril del 2013, con medias para las lecturas cada 5 minutos.
En este puesto se han observado unas pequeñas anomalías distribuidas según el ciclo lunar:






 En ese primer mes observamos pequeñas anomalías los días 11 y 12 (ambas con el medidor móvil), 26, 27 y 28 de abril (éstas últimas con el medidor fijo) del 2013, aparte de la mencionada del día 7 y 8. Las siguientes anomalías se detectaron el 11,14, 15 y 16, 23, 27 28 de mayo; el 24 de junio, el 8, 10, 27 de julio; el 6 de agosto; 6, 8 12, 15, 16 18, 23, 24,  25, 28 de septiembre; el 3, 7, 11, 13, 16, 24, 25 de octubre; el 2,4,17,18, 22, y 24, 30 de noviembre; el 2 y 16, 19 de diciembre.
Estas son las anomalías registradas hasta el 21 de diciembre del 2013, aunque después hemos detectado anomalías los días 25 y 28 de diciembre, así como el día 8 de enero, en el medidor de Lorca.

En el medidor móvil no se produjo ninguna anomalía con una lectura de valor similar a los del 7 y 8 de abril hasta el 17 de mayo con un valor de 1,107 μ Sv/h y 0,52, y una anterior del 15 de mayo con un valor de 0,527 (archivo móvil 8 y ver gráfica siguiente). Estas lecturas eran muy elevadas, ya que se trataba de valores medios de cinco minutos, por lo que quedaba claro en principio que la unidad de medida era la adecuada para guardar los registros:
 


Se volvió a repetir una medida muy elevada el 24 de mayo del 2013 (archivo móvil 09)
El 20 de junio se obtuvo una medición muy elevada de 0,827 (móvil 10) que no volvió a aparecer hasta el 17 de septiembre con un valor de 0,84 (archivo móvil 11).
En noviembre no se observaron valores tan elevados pero sí picos de inestabilidad, como el del 7 de octubre. Hay que recordar que son lecturas medias, por lo que los picos son fogonazos de radiactividad de una duración de milisegundos.
El 30 de octubre tuvimos una serie de mediciones anómalas que se sucedieron en todo el viaje de ida a Lorca, siendo el valor más alto  de 0,63; parecía a su vez apreciarse en la gráfica cierta inestabilidad previa.

            Pero fue el 7 de noviembre cuando se produjo un fogonazo puntual inesperado con un valor medio en los 5 minutos de 4,643 μ Sv/h (móvil 15). El fogonazo se produjo en la zona habitual de Alhama (zona crítica), en el viaje de regreso:



Este fogonazo nos hizo ver que la escala a la que estábamos midiendo no era la adecuada, y que debíamos poner en nuestras gráficas un valor máximo de 5 para apreciar realmente qué nivel de anomalía teníamos; sin embargo por comodidad utilizarías escalas con valores máximos menores para observar con mayor nitidez las oscilaciones.
            El día 8 de noviembre se repite otro fogonazo en el viaje de ida a Lorca, esta vez mucho menor, con un valor de 0,773. Posteriormente se repitieron valores ya mucho más pequeños el 10, 12  y 18 de noviembre.
La situación se tranquilizó hasta el 20 de noviembre, salvo los valores mencionados, en el que se produce un fogonazo de valor 1,257 μ Sv/h ( móvil 17), y otro con el vehículo parado de 0,883 μ Sv/h en la zona de Alhama.
En este momento el medidor se desconfiguró por algún accionamiento accidental por lo que se borraron otros fogonazos de ese mismo día y siguientes.

Las lecturas volvieron a recogerse el día 14 de diciembre y el día 16, en el viaje de regreso a Cartagena, ya  de noche, puesto que el, 16, 17 y 18 tuve evaluaciones, apareció un primer fogonazo.


martes, 7 de enero de 2014

¡PRIMER ÉXITO DE LA RED TIEMBLA!

              La RED TIEMBLA logra colocar los medidores en el sitio adecuado en Cartagena y Fuente Álamo.
             Esta mañana, 7 de enero del 2014, al paso con el medidor móvil por Fuente Álamo y Cartagena (14:26 GMT), observamos lecturas de de 2, 5 y 3,4 μSv/h respectivamente durante varias décimas de segundo, avisándonos el medidor con señal acústica. La distancia a los medidores fijos sería aproximadamente de 20 metros al primer medidor fijo y 40 metros al segundo medidor.
             Este primer éxito no implica que obtengamos lecturas elevadas en los registros, pero una vez que observemos las lecturas todas nuestras conjeturas se difuminarán para convertirse en hechos fidedignos por primera vez.
             En caso de que no aparezcan registros significativos, sólo nos quedarían dos opciones:
                 1. Las emisiones son efímeras y acompañadas de depresiones en la emisión radiactiva, y en este caso veríamos un gráfica del tipo:

                 2. Las emisiones son puntuales y limitadas en el espacio.

                En el primer caso deberemos reducir el intervalo de medida, y en el segundo caso deberíamos aumentar el número de medidores para cada estación de medición hasta localizar el foco emisor. 
                En ambos casos sería deseable encontrar tanto los focos, como el material radiactivo causante de la radiactividad, pero eso por el momento no nos será posible, aun conociendo los datos de emisión.
                Sin embargo, nuestra investigación puede dar un vuelco substancial en las próximas semanas cuando desvelemos los datos que registran los medidores. Todo lo que nos queda es confiar en que no ocurra ningún accidente con las lecturas de los medidores.
                

domingo, 5 de enero de 2014

HACIENDO HISTORIA III



            En el viernes, día 5 de abril, se repitieron una serie de réplicas a las 2:21, 3:39 y 4:53. Al llegar a Lorca comprobé las lecturas a las 9:00, y todos los valores eran normales.
            Durante un descanso,  busqué información sobre los terremotos de Lorca y  sobre el gas radón, y encontré un artículo interesante de José J. Martínez Díaz, al que mandé un correo preguntándole si habían estudiado las emisiones de radón, y explicándole brevemente que había apreciado lecturas elevadas de radiactividad.
            Posteriormente le comenté al director del IES Príncipe de Asturias, Juan, que había detectado el foco emisor de radiactividad, y éste me puso en comunicación con el director del IES Ramón Arcas, Juan Antonio, el cual es geólogo. A éste último le expliqué brevemente algunos de los hallazgos y quedamos para vernos la semana siguiente y seguir intercambiando información, cosa que al final no sucedió.
El sábado, día 6 de abril a las 00:08 vuelve a haber un nuevo pequeño temblor. Por la tarde compruebo si hay emisiones cerca de casa y no se detecta nada. Ya por la noche leo la respuesta de José J. Martínez Díaz, el cual me señala la imposibilidad de que la emisión radiactiva tenga algo que ver con el terremoto, ya que ambos están en distintas fallas, y éste es muy pequeño.
El domingo día 7 de abril  se repiten temblores a las 4:01 y a las 7:45, este de 3,3 de intensidad.
Por la noche detecté una lectura anómala y fugaz en mi casa de 0,300, pero después no aprecié nada extraño, y durante el resto de la semana se apreciaron lecturas relativamente elevadas en la zona de Totana.
 ¿Qué estaba ocurriendo con los registros en nuestro medidor mientras todo esto sucedía?
Los medidores de radiación disponen de un registro de las lecturas tomadas, pero el registro de lecturas durante estos días y desde que se recibieron los dos primeros aparatos en junio del 2011, se hicieron con medias semanales hasta este siete de abril del 2013, tres días después del temblor del 4 de abril del 2013, por lo que las lecturas no son útiles para apreciar las anomalías, por un doble motivo: ni estaban tomadas en una estación fija, ni se apreciaban valores significativos por tomar intervalos demasiado grandes (medias de siete días).






Pensad que todavía no comprendíamos nada de lo que estaba sucediendo, y ni siquiera nos habíamos planteado establecer una estación fija. Por otro lado, al ver que el intervalo no era el adecuado, comenzamos en este día a tantear cual sería el intervalo más apropiado para registrar las medias. Así, para evitar esta contrariedad, pasamos a lecturas cada 10 segundos. Tampoco llevábamos cuidado en la precisión del reloj interno del aparato de medición.

Con esta calibración (lecturas cada 10 segundos) el 8 de abril hubo una lectura anómala muy elevada de 1,2 (archivo móvil 2), y posteriormente las lecturas se normalizaron:

 
El 11 de abril decidimos cambiar a lecturas con medias de 5 minutos. En aquellos días ya no se apreciaban anomalías y comenzábamos a plantearnos una estación fija. Dicha estación quedaría durante los meses de verano acumulando los registros, pudiéndose llenar la memoria del medidor por este motivo. Era más práctico utilizar intervalos de tiempo mayores, pero lo suficientemente sensibles como para apreciar las anomalías. Es cierto que perdíamos información, pero un exceso de ella también puede ser un grave inconveniente.

 
El día 18 abril, martes, conseguí hablar con Tomás Rodríguez Estrella. En una agradable conversación que sostuvimos me informó de las grandes carencias que tenían para investigar, del esfuerzo personal que debía realizar y  de que sólo disponía, en la estación de observación que habían establecido en Alhama, de un detector de radón en un pozo, y que lo habían colocado allí,  por pasar  la falla de Alhama, explicándome que esta falla en realidad tiene tres ramales. Respecto a la radiación, me indicó que no habían utilizado medidores de radiación, y me comentó que la emisión de radón no era infalible, y que en aquellos días los geólogos estaban totalmente perdidos en la predicción de terremotos.
Yo, por mi parte, le informé de la utilización de un medidor de radiación. Comentado esto, muestró interés por estos sucesos, y me comentó que iba a informar al equipo de la isla de Hierro con el que colaboraba, para colocar un medidor en su puesto de observación.

En días posteriores se apreciaron radiaciones elevadas, incluso en la entrada de Cartagena. Es en estos días cuando buscamos un punto de lectura dentro del IES y decidimos que el más adecuado podría en el sótano; así mismo  informamos a uno pocos alumnos para realizar un pequeño grupo de trabajo que hasta el curso siguiente no empezó a funcionar regularmente.
 

HACIENDO HISTORIA II



En la madrugada del día 4 de abril del 2013, me desperté súbitamente como me suele suceder otros días, a distintas horas de la noche, pero a los cinco minutos de estar despierto, sentí un pequeño temblor de tierra. Al poco rato me dormí, pensando si debería levantarme a mirar la hora, pero calculé que debería faltar poco para que amaneciera, por lo que lo pospuse para cuando oyera la radio, cuando fuera a trabajar.

            Después de desayunar y prepararme para marchar, desperté a mi madre como todos los días, y le comenté lo del terremoto, y le planteé mis dudas de lo que me encontraría en Lorca. Mi madre reaccionó con temor, tal vez por ser lo primero que le comentaba esa mañana y me pidió que no me marchase. Me hizo gracia, la tranquilicé y le comenté que seguramente el terremoto no habría sido en Lorca, sino en Argelia.
            Por el camino me enteré que había habido un terremoto en una zona entre La Paca y Aledo. Observé medidas dentro de lo normal en el camino, y cuando aparqué el coche, ya en Lorca, no aprecié nada extraño. Como llegaba con el tiempo justo, dejé para después detectar posibles focos de emisión radiactiva.
            Durante esa mañana hablé con varios profesores sobre la  detección de la emisión de radiactividad con bastantes horas de anticipación al temblor. Ellos me corrigieron y me indicaron que fueron dos temblores, siendo el primer temblor a las 23:29 de 2,8, y  luego sucedió otro a las 4:27.
            En la página del Instituto Geográfico observamos una serie de réplicas, a las 5:33 y a las  8:17. Un profesor de CCNN, Alberto, me indicó que podría tratarse de emisiones de radón, que es un gas radiactivo. Otro compañero me enseñó una página Web en la que se hablaba de las emisiones de radón en terremotos de Chile.
            Al terminar las clases del jueves me volví al aparcamiento, dejé mis cosas y cogí el medidor de radiactividad. En esta ocasión busqué grietas en las que pudiera haber emisiones de gases del subsuelo y EUREKA!: el detector empezó a marcar lecturas elevadas y de forma constante: 0,700, 0,800, 1,0 μ Sv/h.… incluso 2,0 y 3,0 y 5,0 μ Sv/h.. Recuerdo en este momento que la alarma del detector saltó en este valor.
            En aquel momento ví a mi compañero Antonio, que estaba en la puerta del IES y le llamé. El también vió alguna de las lecturas, así como unos cuantos alumnos que están esperando el autobús.
Después de ver las lecturas más elevadas llamé al 112 y puse en aviso que había una emisión de radiaciones elevada. Me tomaron el nombre y el número de teléfono, y me monté en mi auto para regresar a Cartagena.
En el punto crítico, cercano a Alhama, el detector marcó una lectura elevada, algo más de 1,0 μ Sv/h.
Luego a las 15:38 hubo otro temblor pequeño.
Ya en Cartagena intenté localizar puntos calientes, y efectivamente localicé frente a mi casa uno de 5 μ Sv/h, pitando el detector. La hora aproximada debieron ser las 16:00.
Desde luego, éste día había sido una jornada histórica para mí.

sábado, 4 de enero de 2014

Comentarios

Hemos habilitado la entrada de comentarios por si quieres mostrar tu opinión sobre las informaciones expuestas o tienes alguna idea que aportarnos de forma anónima.
Gracias de antemano.

HACIENDO HISTORIA I



Decir que todo empezó con el terremoto de Lorca no sería la verdad completa. Realmente fueron necesarias aquellas charlas que de vez en cuando tenía con mi padre sobre la radiactividad, el que quedase grabado en mí, el interés por adquirir un contador Geiger. Mi padre, que había trabajado varias décadas en ENWESA, me recordaba que era algo demasiado caro y difícil de conseguir, y zanjaba el tema, pero yo seguía soñando con aquel curioso aparato tecnológico capaz de detectar algo tan peligroso y  misterioso.
Fue el terremoto  y tsunami del Japón del 11 de marzo del 2011, que provocó el accidente de la central nuclear de Fukushima el que empujaron ese resorte que estaba tanto tiempo preparado para ser accionado. El escape radiactivo de la central me hizo suponer que habría material radiactivo disperso por el planeta en las próximas décadas y que conociendo el plácido modo de actuar español, podríamos tener una inmensa basura radiactiva en nuestras narices y no darnos ni cuenta de ello, así que me dije ¿Cuánto valdrá un contador Geiger? ¿dónde lo venderán?
Con esta reflexión, encendí mi ordenador, puse medidor de radiactividad en el buscador y … ¡allí estaba!: un aparato semejante a un polímetro que era capaz de detectar radiaciones α, β, y γ.
El medidor de radiaciones no era muy barato que digamos, pero ya que iba a comprarlo, no iba hacer el tonto de confiar en un aparato que vaya a saber qué medía, así que pensé que sería mejor comprar dos y comprobar que se comportaban igual, así que en aquel día solicité dos medidores.
Desafortunadamente no había sido el único con esta preocupación y la empresa suministradora había agotado todas sus existencias, y no preveía  poder enviarme el medidor hasta dos meses después.
Esto me fue comunicado por e-mail el día 25 de marzo del 2011 como se puede ver en la siguiente imagen:



Dicho retraso no me causó ninguna inquietud, ya que había estado soñando con ese momento más de dos décadas, así que ratifiqué el pedido y olvidé el tema.

Los dos temblores de Lorca fueron el 11 de mayo del 2011, en esta extraña cadencia del  número 11, y los medidores llegaron al mes siguiente.
Cuando el envío llegó a mi domicilio de Cartagena, inmediatamente hice lo que cualquier chaval haría con un juguete nuevo, apuntaba en todas direcciones, observaba las variaciones, lanzaba hipótesis, pero enseguida llegue a una terrible conclusión: me gastado un pastón en un cacharro que no voy a utilizar en la vida.
            Los medidores mostraban lecturas que variaban entre 0,050 y 0,250 μS/h; hiciera lo que hiciera y apuntara donde apuntara hacían siempre lo mismo, no dejaban de variar las cifras, unas veces coincidían las lecturas, pero en la mayor parte de las veces no.
            A los pocos días de comprobar la radiactividad que se registraba alrededor de todo lo que tenía en casa, con el inconfesable deseo de encontrar algún objeto radiactivo, pensé en trasladar los medidores conmigo a mi lugar de trabajo en Lorca. Aquel primer día coloqué los medidores  sobre el asiento de mi derecha y allí se quedaron durante todo el viaje; para mi decepción no sucedió nada, pero al volver de Lorca ¡piii!; si pitó con su pitido intermitente y agudo. Este iba a ser el primero de una larga serie de pitidos que sucedieron en aquel último mes del curso 2010-2011. Después llegaron las vacaciones de verano y me dediqué a aprender a utilizar mi nuevo aparato.
El curso siguiente lo pasé en Torre-Pacheco; el medidor lo llevé conmigo varios meses pero supongo que al no  suceder nada fui olvidándolo y perdiendo interés por él. También la enfermedad de mi padre contribuyó a olvidar el tema. El falleció el 11 de febrero del 2012. ¿Curioso verdad?
En el curso siguiente no me fue concedida la comisión de servicios que me había permitido estar más cerca de mi domicilio, y volví a impartir mis clases de Tecnología en el IES Principe de Asturias de Lorca.
El medidor de radiaciones lo volví a llevar todos los días a clase. Se hizo algo rutinario; era como un elemento más de mi maletín, pero no volvió a dar pitidos durante los dos primeres trimestres; durante el segundo trimestre todo siguió igual hasta el 3 de abril.

Ese día 3 de abril del 2013 por la mañana fui al IES normalmente. Era el primer día de clase después de las vacaciones de Semana Santa, y que yo había pasado en Cartagena.
Al terminar las clases a las 14:30 me dirigí a mi coche que está estacionado en el aparcamiento situado enfrente del Eroski, cuando al pasar frente a un Mercedes, a pocos metros de mi vehículo, sonó el detector. El detector tiene un sistema de alarma de 5 μ Sv/h.
Seguí hasta  mi coche, dejé el portátil y mi maletín,  y me volví sobre mis pasos con el aparato a la zona donde había pitado, volviéndome a pitar. Sin embargo en otras sucesivas pasadas no pitó.
Estos pitidos frente al IES eran una novedad, ya que después de los terremotos de Lorca los pitidos siempre fueron fuera de Lorca, casi siempre en Alhama y Fuente Álamo, y ocasionalmente en Cartagena y Totana.


Como era tarde, me monté en el coche y me volví a Cartagena. En el viaje apareció una lectura en el aparato algo mayor de lo habitual, en las proximidades de Totana, pero dentro de los parámetros normales.
En la zona crítica, cerca de Alhama, donde solía pitar dos años atrás, y donde siempre disminuyo la velocidad a 100 K/hora, no se mostraba ninguna anomalía.